uvas

Cómo cultivar uvas

Elección de las macetas

Para cultivar uvas en macetas, elige una maceta grande y resistente que pueda soportar esta vigorosa vid. Basta con una maceta de 15 a 20 galones que tenga al menos 16 a 18 pulgadas de profundidad y 18 a 24 pulgadas de ancho. Empiece con una maceta más pequeña y luego trasplante la planta a una más grande.

Elegir variedades

La mejor opción es ir a un centro de jardinería y preguntar por una variedad que pueda crecer bien en macetas y en su clima. Hay muchas variedades de vid entre las que elegir. Es fundamental elegir una variedad que sea resistente a las enfermedades y que pueda crecer bien en su zona. Sin embargo, puedes cultivar casi cualquier variedad en contenedor, pero cultivar una variedad de vid enana como la “pixie” puede ahorrarte la molestia de entrenar una vid en una maceta.

Plantación

El mejor momento para plantar la vid es la primavera o principios del verano, ya que la plantación en esta época ayuda a que la planta crezca durante toda la temporada sin exponerse a las heladas. Pero si vives en un clima tropical cálido libre de heladas, la mejor época para plantar la vid es en los inviernos.

Requisitos para el cultivo de la vid en maceta

Colocar

Elija un lugar soleado, cálido y seco. Si su emplazamiento recibe sombra por la tarde, la planta seguirá creciendo bien, pero necesitará al menos 6 horas de luz solar. Evite mantener la planta en un lugar húmedo, sombrío y poco ventoso, con poca o ninguna circulación de aire, ya que favorece las enfermedades fúngicas y la vid necesita una buena circulación de aire a su alrededor.

Apoyo y formación

La vid necesita formación y apoyo para crecer. Si cultivas la vid en macetas, lo mejor es optar por un enrejado alto, ligero, de madera o plástico. También puedes hacer un enrejado tú mismo. Si la vid crece mucho y necesita apoyo, será mucho mejor que tenga una estructura tipo pérgola o cenador. Además, hay muchas otras técnicas para emparrar la vid (mira la foto de arriba). Sujete la vid con un tutor o algo parecido a un enrejado en abanico. También puede apoyar la vid en un tutor con ayuda del “método de emparrado Kniffen”. Cultivar uvas en macetas utilizando el método estándar de emparrado también es una idea fácil y sencilla.

Suelo

No utilice tierra de jardín pesada para cultivar uvas en macetas. En su lugar, utilice una mezcla ligera para macetas que sea suelta, rica en materia orgánica y, lo más importante, que drene bien.

Riego

Riega con regularidad y en profundidad para mantener la tierra ligeramente húmeda, pero evita regar en exceso. La tierra empapada y húmeda puede ser perjudicial para la planta.

Abonado

Lave la planta periódicamente con estiércol o compost envejecido. El primer año, puedes abonar la planta con un fertilizante de uso general en primavera y verano. A partir del año siguiente, comience a abonar la planta con un fertilizante bajo en nitrógeno pero alto en potasio y fósforo en primavera, cuando aparezcan los botones florales.

Cultivo de uvas en el trópico

En realidad, las uvas son frutas de clima templado, pero lo mejor es que pueden cultivarse tanto en regiones templadas como tropicales. Las zonas de clima templado sin veranos muy duros ni humedad son óptimas para el cultivo de la uva. Sin embargo, los dos países tropicales, India y Brasil, se cuentan entre los mayores productores de uva del mundo. Otros países tropicales como Yemen, Tailandia, Perú y Tanzania también producen uva, pero en menor medida. Esto significa que si vives en un clima tropical, puedes cultivar vides. Sólo tendrá que encontrar una variedad adecuada que crezca con éxito en su zona.

Incluso en los trópicos, las zonas con mucha humedad o fuertes lluvias son menos adecuadas para el cultivo de la vid y, si vives en un clima desfavorable como éste, tu planta sufrirá enfermedades fúngicas con regularidad y tendrás que cuidarla. más. Además, existe la posibilidad de que los frutos que obtengas sean de menor calidad y sabor insípido.

Cuidados de la vid en maceta

uvas

El cuidado de la vid en maceta no es tan difícil si sigues los consejos que te damos a continuación.

Polinización

Al cultivar uvas en macetas, debe saber que la mayoría de las variedades de uva son autofértiles y producen frutos por sí solas. Sin embargo, sacudiendo suavemente la planta en la época de floración se obtiene un mejor rendimiento. Puedes leer también:La mejor manera de plantar fresas en casa

Acolchado

Las vides necesitan mantillo cuando se cultivan en el suelo. También puede acolchar la maceta con corteza de pino, compost o guijarros (de esta forma también tendrá un aspecto estupendo) para evitar la evaporación excesiva del agua del suelo y proteger las raíces de las fluctuaciones de temperatura.

Pasar el invierno

En climas con inviernos rigurosos, es necesario proteger la planta. Para ello, deberá retirar la vid latente de su soporte y empezar a mantenerla en el interior, en un espacio cálido. Además, reduzca el riego y evite aplicar fertilizantes durante este periodo.

Poda

Durante los primeros meses tras la plantación y hasta el final de la temporada de crecimiento, no pode la planta y déjela crecer libremente para que se establezca bien en una maceta y le permita desarrollar un sistema radicular fuerte.

Los emparrados de más de dos años no dan fruto, por lo que tendrás que eliminar todas las ramas viejas.
Pode el crecimiento a finales del invierno o principios de la primavera, durante el letargo, de modo que sólo queden dos yemas. Las yemas son pequeñas protuberancias en el tronco. Esta poda intensa puede parecer demasiado, pero en primavera y verano cada una de estas yemas se convertirá en una nueva rama. Dedique el primer año a entrenar la vid para que siga su espaldera o pilar con podas y ataduras. Debido al espacio limitado de la maceta, procure que sólo crezcan 1 ó 2 ramas desde el tronco principal. Además, pode los estolones lejos de la espaldera.

La poda más importante será la que realice a finales de invierno, cuando la planta se desprenda de las hojas, ya que de ella depende la fructificación. También tendrás que hacer una poda de verano. Aunque debe ser ligera y discreta, basta con pellizcar y podar.

Enfermedades y plagas

En cuanto a las enfermedades, es posible que aparezcan hongos como la mancha negra y el oídio, sobre todo en climas secos y cálidos. En cuanto a las plagas, hay que tener cuidado con los insectos comunes del jardín, como los pulgones. Los escarabajos japoneses, las polillas y las orugas también pueden ser un problema.

Cosecha

La vendimia debe realizarse cuando la planta de uva tenga al menos 2-3 años. Por lo general, las uvas maduran entre finales de agosto y finales de octubre. El momento exacto depende de la variedad y del tipo de clima.

Para saber si tus uvas están listas para la cosecha o no, pruébalas. Si su sabor es dulce y agradable, recójalas. Si no, déjalas unos días más. Una vez que las uvas empiezan a cambiar de color, suelen tardar de 1 a 3 semanas en madurar correctamente (el tiempo depende de la variedad y del buen tiempo. Por ejemplo, las uvas verdes suelen volverse ligeramente translúcidas y su piel se vuelve amarilla una vez maduras. Las uvas maduras también se sienten suaves al tacto. Con el tiempo, el sabor es lo único que importa. Si te gusta el sabor, cógelas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *