auyama

La auyama para Colesterol alto, Anemia, Azucar Sangre


La auyama, también conocida como calabaza o zapallo, es una hortaliza que puede proporcionar diversos beneficios para la salud. A continuación, se describen algunos de los posibles beneficios de la auyama en relación con el colesterol alto, la anemia y el azúcar en la sangre, así como una receta sencilla para preparar su jugo:

  1. Colesterol alto:
    • La auyama es baja en grasas saturadas y colesterol, lo que puede ser beneficioso para quienes buscan controlar los niveles de colesterol en la sangre.
    • Contiene fibra soluble, que puede ayudar a reducir los niveles de colesterol LDL (colesterol malo) al unirse a él y facilitar su eliminación del cuerpo.
  2. Anemia:
    • La auyama es rica en hierro, un mineral esencial para la producción de hemoglobina en la sangre.
    • También proporciona ácido fólico, que es crucial para la formación de glóbulos rojos.
  3. Azúcar en la sangre:
    • La auyama tiene un índice glucémico bajo, lo que significa que su consumo puede tener un impacto menor en los niveles de azúcar en la sangre.
    • Contiene fibra, lo que puede ayudar a regular la absorción de glucosa y mantener estables los niveles de azúcar en la sangre.Puedes leer: El Poder de la Agua de Avena con Limón

Receta de jugo de auyama:

Ingredientes:

  • 1 taza de puré de auyama (calabaza cocida y triturada)
  • 1 manzana verde, pelada y cortada en trozos
  • 1 zanahoria, pelada y cortada en trozos
  • 1 cucharadita de jengibre fresco, rallado (opcional)
  • 1 taza de agua o jugo de naranja natural

Instrucciones:

  1. Cocina la auyama hasta que esté tierna y luego tritúrala para obtener 1 taza de puré.
  2. En una licuadora, mezcla el puré de auyama, la manzana verde, la zanahoria, el jengibre (si lo deseas) y el agua o jugo de naranja.
  3. Licúa hasta obtener una mezcla suave.
  4. Puedes colar el jugo si prefieres una textura más fina.
  5. Sirve el jugo de auyama fresco y disfruta.

Es importante destacar que estos beneficios son generales y pueden variar según la salud individual de cada persona. Siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud antes de realizar cambios significativos en la dieta, especialmente si se tienen condiciones médicas preexistentes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *