aves más grandes

Las 5 aves más grandes

Las aves no son todas pequeñas, son una reunión de criaturas, siendo todo igual, las hay pequeñas y enormes, llegando a aspectos realmente asombrosos. La posibilidad de que para tener la opción de volar haya que ser pequeño se obvia con respecto a una parte de estos tipos de animales, a pesar de que otros no puedan despegar, siguen siendo aves. No todas y cada una de las aves más grandes que existen en el planeta querrán realmente surcar los cielos, sin embargo todas y cada una de ellas están en El planeta y puedes encontrarlas en esta escaleta por ciertos nombres que sin duda te sonarán.

Puedes leer:

Secretos para una adopción exitosa de gallinas y pollitos

Consejos para criar Codornices y obtener huevos

13 Razones Para Criar Patos En Vez De Gallinas En Casa

Estas son las aves más grandes del planeta

Avestruz una de las aves más grandes que existen

aves más grandes

Además de ser el más grande, es también el más pesado. Puede llegar a medir 3 metros y alcanzar una carga máxima de 180 kg. A los grupos de animales no voladores les gusta vivir en espacios abiertos y resecos, como sabanas o desiertos.

El avestruz africano, considerado el ave más grande del planeta, emplea sus enormes patas para protegerse y correr a gran velocidad -90 kilómetros cada hora-. Otras especies de aves extremadamente enormes y no voladoras son el emú, que normalmente habita en Australia, y el ñandú, que en muchos casos se localiza en suelo sudamericano.

Pájaro gooney viajero

Con 1,50 m de altura, es el ave voladora más grande, llegando a una envergadura de 3,5 metros cuando está completamente ensanchada. Vive en los mares, idealmente en distritos subantárticos y subtropicales.

A lo largo de los últimos años, el número de habitantes de las aves caprinas viajeras ha ido disminuyendo de forma impresionante, razón por la cual se considera una variedad animal protegida en todo el mundo. En el Refugio Público de Vida Indomable, situado en el mar Pacífico, se concentra el 70% de las aves caprinas viajeras del mundo. Su esperanza de vida va de los 12 a los 40 años.

Cóndor andino

Puede llegar a medir 1,4 m de largo y tener una envergadura de 3,3 metros con las alas desplegadas. Los machos pueden pesar entre 11 y 15 kg, mientras que las hembras pesan entre 8 y 11 kg.

Es el ave no marina más grande que se conoce y la mayor parte del tiempo se encuentra en Sudamérica, sobre todo en toda la cordillera de los Andes, de ahí su nombre. Se trata de una variedad animal buscadora de alimento que, al igual que el pájaro gooney viajero o el cóndor californiano, está excepcionalmente amenazada en todo el planeta, y desde hace poco se están tomando medidas para que esta especie no desaparezca en las próximas décadas.

Cóndor de California

Este “pariente” del pasado puede llegar a medir 1,2 m y pesar alrededor de 10 kg en los machos y 9 kg en las hembras. Su envergadura alar es de 3 metros. Es una variedad animal fundamentalmente amenazada.

De magnificencia y envergadura colosales, tiene un plumaje oscuro con manchas blancas que lo hacen realmente llamativo. La caza furtiva, la aniquilación del territorio y los daños causados por el plomo han convertido a esta especie de ave en una de las más amenazadas y se están tomando medidas para repoblar los cielos estadounidenses con esta especie.

Los estadounidenses aceptan al cóndor de California como un ave convencional de la zona y asume un papel vital en un gran número de fantasías y relatos de la región de California.

Avutarda extraordinaria

Es el ave voladora más pesada y una de las más grandes, con 90 cm. Puede medir hasta 15 kg, y el macho típico pesa algo más de 13 kg. En cuanto a las hembras, lo normal es que pesen sólo unos 5 kg.

Son aves gregarias, que viven en el área local con otras de su especie. Generalmente ocupan Europa y Asia focal, y en la Cordillera Ibérica es concebible verlos en lomas y pastizales. Se estima que el 60% de su población se encuentra en el Promontorio Ibérico, lejos de sus áreas habituales en Europa y Asia.

Su alimentación se basa fundamentalmente en vegetales verdes, semillas en invierno y algunas criaturas sin espinas. No se parecen en nada a las avutardas de la Península Ibérica, ya que las de Asia y Europa suelen ser transitorias y cambian de norte a sur según las estaciones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *